Páginas vistas en total

martes, 24 de diciembre de 2013

SAGA GERALT DE RIVIA.

RESEÑA:

PUFFF AQUÍ TIENEN NUEVE LIBROS DE
HISTORIAS FANTÁSTICAS .   La saga transcurre en un mundo habitado por nueve razas inteligentes (elfos, dríadas, gnomos, sirenas, medianos, vampiros, dopplegangers, enanos y humanos), y por un montón de razas de bestias. Los humanos son seres relativamente recientes; llegaron al mundo en unos barcos procedentes del otro lado del mar y enseguida se multiplicaron y llenaron todo el espacio disponible. Hay cuatro grandes reinos humanos: Redania, Temeria, Kaedwen y Aerdin, aunque existen otros que son, o bien vasallos nominales o reales de los primeros (Rivia, Lyria) o bien independientes (Kovir, Caingorn, Cintra). Al margen de eso, al sur está el enorme Imperio nilfgaardiano, también humano, que en el tiempo en que transcurren las novelas se lanza a la conquista del Norte. En esta hegemonía humana, las razas más antiguas no han tenido más remedio que mezclarse con los dominantes (esta ha sido la decisión de la mayoría de gnomos y medianos, y de bastantes enanos) o que encerrarse en sus reinos a esperar la decadencia definitiva (los elfos de Dol Blathanna y las dríadas del bosque de Brokilón). Los enanos de Mahakam siguen manteniendo un Estado independiente. En este mundo existe la magia, y es muy útil. Los hechiceros son los únicos capaces de utilizarla: son muy longevos, pero también son estériles. En las novelas sólo se muestran hechiceros elfos y humanos. Los hechiceros están gobernados por un Consejo y un Cónclave; sin embargo, tras el cisma entre hechiceros pronilfgaardianos (el Cónclave) y hechiceros prorealistas (el Consejo) que se da en las novelas, esta organización cae y es sustituida por una Asamblea de doce hechiceras que, afirmando que cada vez nacen menos chicos con poderes, pretenden imponer el control de toda la magia a su sexo. Además, están los brujos, organización despreciada pero muy útil, formada por mutantes con capacidades sobrehumanas, que se encargan de eliminar monstruos por dinero. En el principio de la acción, sólo quedan cinco brujos y hace años que no toman nuevos discípulos. En la historia tiene importancia un elemento del cuento tradicional conocido como el "Derecho de la Sorpresa": es la capacidad que tiene la persona que rescata a otra de la muerte de pedir al rescatado lo que sea, petición que suele focalizarse en palabras como "lo que no te esperas", "lo que no sabes que tienes" o "lo primero que te salude al llegar", que suele ser un hijo que el rescatado no conoce.









EL PRIMER LIBRO ES EL ULTIMO DECEO

En esta primera novela se introduce a Geralt de Rivia, un brujo y algo así como un ser sobrehumano, que se dedica a cazar monstruos (es la dedicación de los brujos criados en Kaer Morhen, el Nido de los Brujos) en una tierra llena de los elementos clásicos de la fantasía. Así, Geralt se enfrenta a estrigesvampirosbasiliscos, y cualquier otro tipo de bestia fantástica que se tercie, aunque sólo cuando amenazan la paz en su convivencia con la 
humanidad.
Andrzej Sapkowski dota a Geralt de una personalidad poco común en los héroes de este tipo de novelas a los que nos tienen acostumbrados: es irónico y cínico, descreído y a veces irreverente, y vagabundeando siempre de pueblo en pueblo, villa o burgo en el que ofrecer sus servicios como “cazador de monstruos”. El Símbolo de la Hermandad de los Brujos es un lobo, grabado en un redondo medallón y una cadena de plata, aunque suelen llevar dichos emblemas normalmente ocultos, ya que no en todas partes es bienvenido alguien de su oficio. Como cualquier Brujo, Geralt conoce ciertos hechizos menores que le ayudan en su tarea (llamados señales), pero sin lugar a dudas su arma –o mejor dichos “sus” armas— más letales son sus dos espadas, cada una con un propósito determinado: acero para los hombres y plata para las bestias, o al menos esto es el creer popular; luego nos enteramos de que ambas son útiles para luchar contra distintos tipos de monstruos. Su deber es destruir a aquellas bestias que amenazan a los humanos, pero en su camino descubre en numerosas ocasiones que los auténticos monstruos se esconden bajo rostros humanos. Por otra parte, los elfos, los enanos y demás razas habituales en el género pueblan las páginas de Geralt de Rivia. Eso si, más semejantes a las tradiciones mitológicas sajonas, germánicas y celtas que a los pueblos que podemos leer en libros como la Dragonlance, Reinos Olvidados, u otro semejante.

LA ESPADA DEL DESTINO EL SEGUNDO

La Espada del Destino (Miecz przeznaczenia) es el segundo libro en La saga del brujo de Andrzej Sapkowski en términos de una cronología interna, a pesar de que la edición original Polaca fue publicada en 1992, antes de El Último Deseo (pero después del libro Wiedźmin, una colección de historias cortas que se hicieron obsoletas con El Último Deseo). Algunas de las historias individuales fueron publicadas primero por la revista Fantastyka.
El libro se ha traducido a Checo, Ruso, Lituano, Alemán, Español, Francés y Eslovaco. La editorial de la edición en Inglés de los libros del Brujo decidieron saltarse La Espada del Destino y publicar La Sangre de los Elfos (la primera novela de La Saga del brujo) directamente después de El Último Deseo, a pesar de que las historias cortas en esta colección tienen lugar anteriormente e introduce algunos de los personajes que se convertirán en personajes principales en las novelas

LA SANGRE DE LOS ELFOS EL TERCERO
Geralt huye con Ciri a Kaer Morhen, donde la pequeña heredera de Cintra aprende a luchar como un brujo junto con Geralt y el resto de los brujos que pasan el invierno en dicha fortaleza olvidada. Súbitamente, aparece Triss Merigold, a quien Geralt, tras tres trances de la pequeña e inusual bruja, pide ayuda. Triss descubre que Ciri es una Fuente. Destaca, además,el debate que mantienen Triss y los brujos a propósito de la neutralidad en el conflicto con Nilfgaard, conflicto en el que Triss tomó parte, al participar, a instancias del Capítulo, en la Batalla del Monte de Sodden, donde se la dio por muerta, convirtiéndose, así, en la Decimocuarta del Monte. Con la llegada de la primavera, Geralt, Ciri y Triss parten rumbo a Ellander, al santuario de la Diosa Melitele, un lugar de confianza dónde Ciri, bajo la custodia de la sacerdotisa Nenneke, estaría a salvo de los espías. Durante el camino, sin embargo, una infección intestinal aqueja a Triss y los tres se ven obligados a viajar con un convoy de carros escoltado principalmente por enanos, viejos conocidos de Geralt (Yarpen Zigrin y sus muchachos). Durante el camino, son atacados por un comando de Scoia Tael (elfos, también conocidos como Ardillas), y Geralt, pese a sus anteriores afirmaciones sobre neutralidad, lucha contra ellos para proteger a Ciri, Triss y sus amigos.
Ya en el santuario de la diosa Melitele, Ciri recibe la noticia de que Yennefer de Vengerberg será su mentora. La relación entre Ciri y Yennefer, algo fría al principio, se vuelve más cálida conforme ambas se van dando cuenta de que no se pueden considerar rivales con respecto a Geralt, el cual, entretanto, ha sido contratado como escolta por una compañía de transporte que opera en el delta desde Espuma a Novigrado. Durante uno de los viajes, cuando llegan a puerto, intentan detenerlo. Geralt va entonces a Oxenfurt, donde Jaskier hace de espía para Dijsktra, aprovechando la ocasión para desinformarlo a propósito sobre el paradero tanto de Ciri como de Geralt. Filippa Eilhart sigue a Jaskier cuando va a hablar con Geralt, y entre todos descubren que quien busca a Geralt y a la Leoncilla de Cintra es Rience, un hechicero de poca monta bajo el mando de alguien desconocido. Sin embargo, Filippa Eilhart, evidenciando que sabe más de lo que dice, deja escapar a Rience.

La situación con los comandos de Ardillas es aprovechada por Nilfgaard, ya que el Imperio está aliado con los Ardillas con objetivo de poner fin al reinado de los hombres sobre las tierras del Norte. Nilfgaard se prepara para la ofensiva mientras el Caos cunde en los Reinos del NorTE


TIEMPO DE ODIO
Yennefer y Ciri se dirigen a Gors Velen. Allí pasarán a la isla de Thanedd, donde Yennefer participará en una reunión general de hechiceros para tratar el tema de la guerra y dejará a la niña en Aretusa, la escuela de hechiceras, para que sea educada como tal. Mientras, Geralt va a ver a los "juristas" Codhringer y Fenn para pedirles información sobre Rience. Lo más que logra es saber que actúa de correa de un hechicero y que quizás trabaje para Nilfgaard. Sabiendo eso, se dirige también hacia Gors Velen, en compañía de Jaskier.
Una vez en la ciudad, Ciri se escapa de Yennefer y sale en busca de Geralt. Lo encuentra pero Yennefer la ha seguido. Para no tener que elegir, finge un desmayo. A la mañana siguiente, Geralt y Yennefer se reconcilian y acuerdan ir ambos al congreso de hechiceros de Aretusa. Una vez en él, Geralt entiende que el mundo de los hechiceros es totalmente político. A la fiesta previa al congreso asisten hechiceros que espían para los reyes (Sabrina Glevissig, Triss Merigold, Keira Metz, Filippa Eilhart) y propios espías de estos (Dijkstra). Los prorealistas están agrupados en general en torno al Consejo, aunque algunos consejeros, como Yennefer, son imperiales (aunque con la peculiaridad de que esta hechicera ahora no quiere tomar parte en conspiraciones, sino proteger a Geralt y a Ciri). Asimismo, una fuerte corriente proimperial, dirigida por Vilgefortz de Roggeveen y agrupada en torno al Capítulo, aunque algunos capitulares, como Tissaia de Vries, son neutrales. Vilgefortz intenta convencer a Geralt de que se una a ellos (Geralt, en este momento, no tiene clara la política mágica y no sabe quienes son "ellos") y que se convierta en hechicero. El brujo se niega. Por otra parte Filippa le promete a Geralt que entregará a Rience.
Esa noche, cuando Geralt se despierta y sale a orinar, descubre que los prorrealistas (dirigidos por Filippa y Dijkstra) han tomado prisioneros a los principales imperiales y van a juzgarles de modo sumarísimo. Dijkstra captura a Geralt y va a sacarle de allí, pero el brujo se escapa (pegándole una paliza al espía) e intenta subir al Garstang, la parte superior de la isla, para encontrar a Yennefer y a Ciri. Allí tiene conocimiento de los siguientes hechos: 1) Tissaia de Vries se enfrentó a los prorrealistas, diciendo que nada justifica encadenar a magos del Capítulo; 2) De repente, apareció Yennefer con Ciri, que tuvo una visión: los ejércitos de Aerdin y Lyria atacaron Nilfgaard y ahora ambos reinos están siendo superados por la respuesta de Emhyr, y Vizimir de Redania ha sido asesinado; 3) Al oír esto, Tissaia de Vries abrió las cadenas de los imperiales, que inmediatamente dejaron entrar en la isla a un comando de Scoia'tael; 4) Hechiceros y elfos están luchando y hay decenas de muertos.
Mientras tanto, Yennefer ordena a Ciri que corra y busque un caballo ensillado. La niña está a punto de ser capturada por Artaud Terranova, un hechicero imperial, pero Geralt le mata ayudado por Filippa. La hechicera cambia a Rience por la niña y les dice que corran. Por otra parte, Cahir, el caballero que ya se hizo con Ciri en la batalla de Cintra, debe cumplir la misma misión. Cuando Geralt y Ciri ven a su grupo de soldados, el brujo ordena a la niña que corra. Derrota a los elfos. Cuando va a matar a Cahir, este le da una razón para no hacerlo: fue él quien sacó a la niña del infierno de Cintra.
Geralt sigue a Ciri. Esta ha entrado en Tor Lara, la Torre de la Gaviota, que tiene un portal mágico inestable que está prohibido usar por no saber a dónde lleva. Vilgefortz y Geralt se enfrentan en la puerta de la Torre, y Vilgefortz gana, destrozándole una pierna al brujo. Luego, entra en la torre. Al brujo le encuentra Triss Merigold, que le pide ayuda a Tissaia (quien, arrepentida de lo que ha hecho, está matando elfos). Esta le ayuda.
En un momento determinado, el semielfo y los dos humanos que sabemos trabajan para Rience, entran en la residencia de Codhringer y Fenn, que acaban de descubrir que Ciri es una "Niña de la Antigua Sangre". Aunque Fenn mata a uno de los humanos, asesinan a Codhringer y a él, quemando su despacho.
Geralt se cura la pierna en Brokilon, el bosque de las dríadas. Allí va a verle Jaskier, con noticias de la guerra. Lyria y Aerdin han caído totalmente. Redania no les ayudó porque, tras la muerte del rey, bastante tienen con intentar mantener la paz interna. Kaedwen inesperadamente rompió el tratado y ayudó a Nilfgaard, ocupando la parte norte de Aedirn. Y Temeria hubiera podido cruzar el Yaruga para quitar presión de Aedirn, pero Verden, cuyas tres fortalezas guardaban la desembocadura de dicho río y garantizaban un cruce seguro para los del norte, hizo juramento de fidelidad a Nilfgaard. Temeria también aceptó un acuerdo. Por otra parte, la hechicera Francesca Findabair, elfa, conocida como la mujer más bella del mundo, se ha convertido en reina de Dol Blathanna, un estado élfico títere de Nilfgaard. Como contrapartida, se compromete a no ordenar la vuelta de los elfos que están en los comandos de Ardillas. Y Tissaia de Vries, al ver lo que ha provocado, se ha suicidado. Yennefer ha desaparecido.
Mientras tanto, en la residencia imperial de Emhyr, una niña es presentada como Ciri de Cintra, prometida del emperador. Lo extraño es que, si tal y como parece la va a enviar lejos de su lado, haya echado a su amante. Una vez hechas las presentaciones oficiales, se reúne con Vattier de Rideaux (jefe de los servicios secretos), Stefan Skellen "Antillo" (encargado de "tareas especiales"), Xarthisius (astromante) y Ceallach (senescal). Al astromante le ordena encontrar datos de "cierta persona", evidentemente la verdadera niña. Pregunta como apareció Ciri en el imperio y, enterado de que no fue Rience ni Cahir quienes se la trajeron, ordena a Vattier capturarles, ante las protestas de Ceallach, que es el padre del caballero. A Antillo le ordena buscar a Vilgefotz y a la "cierta persona", que cree seguramente estarán juntos. Y, ante la sorpresa de todos, declara que la chica que ha proclamado como su esposa no es Ciri, y que quienes se la trajeron pensando que la confundiría (el semielfo y el humano que trabajan a las órdenes de Rience) deben pagar.
Pero, ¿dónde está Ciri? Atravesó el portal de Tor Lara, saliendo en medio de un desierto. Atraviesa este, encontrándose con un unicornio que la ayuda. Después de matar entre ambos a un ser venenoso, el unicornio queda herido y ella quiere sacar Fuerza para curarlo. No le queda más remedio que hacer fuego y sacarla de él (cosa que Yennefer le tenía prohibida), y entonces adquiere tal poder que siente que podría destruir a todo el mundo. Una voz le impele a hacerlo y a matar a Geralt y a Yennefer, a lo que ella se niega, rechazando la Fuerza. Una vez ha caído inconsciente, dos Voces discuten sobre si hay que matarla. Una dice que sí, pero otra argumenta que no usó la Fuerza para ella sino para el unicornio, y que además la ha rechazado por lo que nunca más podrá usarla. Efectivamente, cuando despierta no puede hacer magia.

Bautismo de Fuego

Tras los incidentes de Thanned, las principales hechiceras supervivientes se reunen con la idea de refundar un Consejo único que incluya a todas las practicantes de mágia, incluidas las elfas y las nilfgaardianas y con ánimo de influir en el futuro que surja una vez acabada la guerra, con el consiguiente espacio vacante para cuando llegue el momento de la incorporación de Ciri. Mientras tanto, la "Leoncilla de Cintra" vive una vida de pillaje y bandidaje como una más del grupo delincuente de "Los Ratas", con el pseudónimo de "Falka". Ajeno a ello, creyendo que se encuentra en Nilfgaard Geralt comienza su camino hacia el sur en búsqueda de Ciri, con la compañía de Jaskier y la guía de Milva. Durante el trayecto, coincidirá con el grupo de enanos de Zoltan Chivay y encontrará a dos misteriosos personajes con el deseo (y las enormes reservas de Geralt) de unirse a su expedición: el nilfgaardiano Cahir, hecho prisionero y sentenciado por no entregar a Ciri y rescatado casualmente antes de su entrega a los ejecutores nilfgaardianos, y el barbero herborista Emil Regis, extraño habitante de una cabaña perdida en el bosque.
En este libro se explica la historia de la primera unión entre humanos y elfos: la historia de amor entre el hechicero Creguennan y la maga élfica Lara Dorren, poseedora de la Antigua Sangre, y de cuya alcurnia repleta de desgracias solamente queda una descendiente viva: Cirilla de Cintra, nieta de Calanthe e hija de Pavetta, todas ellas parte de ese oculto y poderoso linaje (de ahí el poder de Pavetta). Esto la convierte en el objetivo de todo tipo de tramas relacionadas con la particular y profética descendencia que pueda tener. En su búsqueda, Geralt y su grupo se irán aproximando cada vez más a los diferentes frentes de guerra, en uno de los cuáles se verá forzado a romper con su neutralidad y demostrar un involuntario heroismo al servicio de la reina Meve de Lyria y Rivia.

La Torre de la golondrina

En esta ocasión, el punto de partida es la curación y recuperación de Ciri a manos de Vysogota de Corvo, un anciano eremita que vive en soledad oculto en un pantano, al cuál va explicando todas las aventuras y desventuras que ha sufrido para llegar moribunda y con la cara prácticamente destrozada ante él. A partir de ahí, va aclarando lo acontecido: la exterminación de "Los Ratas" a manos del brutal y sangriento Leo Bonhart, mercenario contratado por Steffan "Antillo" Skellen, renegado nilfgaardiano que decide actuar por cuenta ajena a la linia oficial nilfgaardiana, además del suplicio de Ciri como prisionera de Bonhart y cómo éste la obliga a participar en salvajes peleas clandestinas.
Otros tantos mercenarios van siguiendo la pista a Geralt y su grupo que, una vez surgidas las dudas sobre el verdadero paradero de Ciri, deciden acudir a un grupo de druidas del este para que le guíe en su búsqueda. No obstante, no son los únicos que la buscan a la "Leoncilla de Cintra": los nilfgaardianos desean encontrar a la auténtica Ciri para que su emperador la despose; el deformado Vilgefortz, para practicar horribles experimentos con ella; las hechiceras, para que se una a ellas y utilizarla en el juego político, con afán de atraer a la rica y poderosa región neutral de Kovir a su causa; Y Yennefer, liberada de su encantamiento y, supuestamente, al servicio de la nueva Logia de Hechiceras, para asegurarse que sigue bien.
Ciri, no obstante, no desea que otros decidan por ellas. Decide vengarse de sus maltratadores y enfrentarse a su destino, más allá de la oculta puerta de la Torre de la Golondrina.

La Dama del Lago

La saga de Geralt de Rivia llega a su final a partir de los relatos de algunos personajes surgidos a lo largo de los libros anteriores, que van recordando el pasado. Se evocarán los últimos coletazos y el desenlace de la guerra entre el Imperio Nilfgaardiano y los reinos del norte, así como el papel que pretende jugar la nueva logia de hechiceras en la postguerra; también se dan a conocer los destinos de Yennefer, cautiva en el Castillo de Stygga bajo custodia de Vilgefortz, desesperado por conocer el paradero de Ciri y de Geralt de Rivia, así como de todos los personajes que acompañan al brujo; asimismo, se descubrirá el destino final de Ciri, sobre el que los elfos habían profetizado y motivo por el que retienen en su mundo a la joven más allá de la Puerta de la Golondrina, pese a los deseos de ésta de evitar que se cumplan los malos augurios que recaen sobre sus más estimados amigos.
Aunque, oficialmente, la Saga concluye con el final del relato que escucha el artúrico Sir Galahad, posteriormente hay una serie de relatos cortos recogidos bajo el título "Algo termina, algo comienza" (en la versión española de dos tomos, aparece al final del segundo), que vienen a complementar lo explicado sobre los personajes, sin que esto afecte al final propiamente ya escrito.


LA REINA DEL LAGO ESTA DIVIDIDO EN DOS LIBROS QUE VAN EN EL RAR


ESTA ES UNA IMAGEN DEL JUEGO SE LLAMA THE WITCHER Y ESTA PARA VARIAS CONSOLAS.



LINK;  http://adf.ly/bAEZR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Trail Of Waving Hearts